Utilizamos cookies para evaluar el tráfico en esta página web. Al seguir usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Leer más.
Utilizamos cookies para evaluar el tráfico en esta página web. Al seguir usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Leer más.

compost casero abono

por Webmaster

orgánico

El abono orgánico casero, comúnmente conocido como compost, es una forma ecológica de devolver nutrientes a los suelos para mejorar su calidad. Convertir los desechos de la cocina, el jardín y la casa en un nutriente fértil para la tierra es algo importante para nuestro cuidado del medio ambiente. Al compostar en casa estamos contribuyendo a disminuir la cantidad de desechos septales que deben ser procesados en los vertederos.

El compost casero consiste básicamente en una pila de materia orgánica en descomposición. Esta materia orgánica suele proceder de los elementos concentrados en la cocina, como cascaras de fruta, material vegetal como las hojas y la hierba cortada del jardín, así como restos de comidas y platos no comestibles. Estos materiales biodegradables, al ser mezclados correctamente con materia orgánica en descomposición, comenzarán un proceso de descomposición que permitirá obtener un rico abono.

Todo el proceso para obtener el abono orgánico comienza con la selección de los materiales orgánicos que se van a compostar. Son muchos los materiales que podemos usar, desde cenizas de madera, cabellos, plumas, estiércol de animales, desechos de la cocina, pasto y césped, ramas y hojas muertas. Estos materiales se pueden agrupar en dos categorías:** los materiales ricos en nitrógeno y los ricos en carbono. Es decir, los primeros son aquellos cuya descomposición genera nitrógeno, como los restos de comidas y el estiércol; y los segundos son aquellos cuya descomposición genera carbono, como las cascaras de fruta y la paja. Asegúrese de mezclar adecuadamente estos materiales, de lo contrario, el proceso de descomposición no tendrá lugar.

Una vez que los materiales orgánicos se han seleccionado adecuadamente, la siguiente etapa es la construcción de la pila de compost. Una pila adecuada debe tener una altura mínima de 50 cm, con una base de al menos 1 metro de diámetro. También debe estar ubicada en un lugar abrigado y sombreado, donde reciba agua de manera regular y tenga algo de aire que la alimente. Ayudará a tener una composición óptima de los materiales si éstos se ponen en capas, primero los materiales ricos en nitrógeno (de 5-10 cm de espesor), y luego los ricos en carbono (de 10-15 cm de espesor). Estas capas deben intercalarse con capas de estiércol de animales, hojas en descomposición, caminadores o desechos de la hierba, y por último, una capa de tierra para activar los materiales y permitir que comience la descomposición. Durante el primer mes, la pila debe rastrillarse o removerse con un rastrillo cada semana para permitir una mezcla homogénea.

Una vez que el proceso de descomposición ha comenzado, el compost necesitará ser removido y revuelto varias veces para asegurar que todos los materiales estén bien mezclados. Esto permitirá un proceso de descomposición más rápido y con menos patógenos. Al mismo tiempo, el lugar donde está el compost debe ser vigilado con frecuencia para evitar que se acumule agua en él, manteniendo así una humedad óptima para la descomposición.

El abono orgánico casero puede tomar de 2 a 6 meses para descomponerse por completo, dependiendo de la cantidad de material utilizado y la temperatura ambiente. Esto puede ser acelerado añadiendo material adicional en forma de estiércol de animal, pasto y césped, así como una cantidad adecuada de agua.

Una vez que el proceso de descomposición ha terminado, el compost es entonces listo para usarse. Se puede usar para abonar los árboles, plantas y jardines, alimentar a los animales o simplemente ser promocionado como producto orgánico para la venta. Es posible que el maduro abono orgánico casero contenga algunos patógenos, por lo que deberían adoptarse medidas de seguridad al manipularlo.

En conclusión, el compost casero es una manera ecológica de devolver nutrientes a los suelos y mejorar su calidad. Al hacer uso del compost casero, estamos contribuyendo a disminuir la cantidad de desechos que deben ser procesados en los vertederos. Es una forma sencilla de ayudar a los ecosistemas locales y proporcionar un producto de calidad que se puede utilizar enfáticamente para abonar la tierra.

Puede interesarte

Lo más visto

Lo último

Este sitio web y todo su contenido, incluyendo texto, imágenes, diseño y código, están protegidos por derechos de autor. No se permite la reproducción ni el uso de ningún material contenido en este sitio sin el permiso previo y escrito del propietario del sitio. Todos los derechos están reservados.