Utilizamos cookies para evaluar el tráfico en esta página web. Al seguir usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Leer más.
Utilizamos cookies para evaluar el tráfico en esta página web. Al seguir usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Leer más.

compost casero sin olor

por Webmaster

¿Qué es el compost casero sin olor? El compost casero sin olor, también conocido como compost no oloroso, es una forma de reciclaje orgánico que convierte residuos orgánicos en nutrientes para la tierra. Este proceso simple ayuda a reducir los desechos y proporciona una fuente nutritiva para los platos. Esta forma de reciclaje también conserva el suelo, la energía y otros recursos necesarios mencionados a continuación.

El compost casero sin olor requiere algunos materiales básicos y también un cubo de compost para colectar los materiales orgánicos descompuestos. Las mezclas comunes para el compost casero sin olor incluyen frutas y verduras descompuestas, hierbas cocidas, pan y cascarones de huevo. Otra buena opción son los caldos de pollo, sopas y jugo de frutas. También se pueden agregar residuos de pescado como las cabezas, huesos y caballas. Estos materiales orgánicos se agregan a una combinación de residuos del jardín, como hierbas descompuestas, hojas o corteza.

Una vez seleccionados los materiales, es necesario asegurarse de que el contenedor de compost esté bien cerrado para evitar olores desagradables. Si no se hace así, existe la posibilidad de ser incontenible e increíblemente maloliente. La mezcla debería mantenerse humedecida, pero no empapada. La adición de un poco de palca seca para absorber el exceso de humedad ayuda a evitar la aparición de olores.

Un buen compost casero sin olor también requiere aireación. Esto se puede lograr de dos maneras. La primera consiste en agregar rocas, palitos o similar al fondo del contenedor para permitir la entrada de aire. La segunda consiste en remover los materiales con un palo para vigilar su descomposición. Además de permitir la aireación, esto ayudará a evitar la formación de ratas y algunos tipos de insectos. La temperatura del contenedor también es importante, por lo tanto, es adecuado tener un termómetro cercano para realizar las mediciones necesarias.

Es importante tener en cuenta que un compost casero sin olor requiere algo de paciencia. Muchas personas quieren el compost listo en un par de semanas, pero esto no suele ser el caso. El proceso de descomposición generalmente toma de una a tres semanas. Si la mezcla parece estar demasiado seca, se recomienda una pequeña cantidad de agua para acelerar el proceso. Si se usa demasiada agua, se reversa el efecto deseado y se podrían formar malos olores en el contenedor.

Cuando el proceso de descomposición se ha completado, el último paso es aplicar el compost a la tierra de su jardín. Esto mejorará la fertilidad y suavizará el suelo. Esto, a su vez, hará que sea más fácil para las plantas penetrar en la tierra y crecer con menos esfuerzo. Además, los nutrientes que aporta el compost a la tierra ayudarán a un crecimiento saludable.

En resumen, el compost casero sin olor ofrece beneficios ambientales y de jardinería. Reciclando materiales orgánicos, los materiales descompuestos se devuelven a la tierra en forma de nutrientes. Esto mejora la calidad del suelo y evita la acumulación de desechos orgánicos en los vertederos. El compost tiene un olor mínimo o nulo y contribuye a educar a la próxima generación sobre la importancia del reciclaje. Es un proceso sencillo que puede ayudar a cuidar el medio ambiente y a salvar recursos naturales.

Puede interesarte

Lo más visto

Lo último

Este sitio web y todo su contenido, incluyendo texto, imágenes, diseño y código, están protegidos por derechos de autor. No se permite la reproducción ni el uso de ningún material contenido en este sitio sin el permiso previo y escrito del propietario del sitio. Todos los derechos están reservados.