Utilizamos cookies para evaluar el tráfico en esta página web. Al seguir usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Leer más.
Utilizamos cookies para evaluar el tráfico en esta página web. Al seguir usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Leer más.

compost fase termófila

por Webmaster

Los expertos en materia de jardinería muchas veces asocian el procedimiento de la compostación con el hecho de volver a utilizar los recursos para hacer mejor uso de ellos. Comenzar el proceso de compostaje implica recolectar los desechos orgánicos o materiales biodegradables, tales como los restos de alimentos y hojas, para transformarlos en un fertilizante de aspecto y olor similares a la tierra que será satisfhuman para añadir a ciertas céspedes, plantas y otros sectores de las áreas de exterior.

La compostación se realiza por medio de una secuencia de etapas distintas que envuelven la descomposición biológica de los materiales. La primera fase, conocida como compost fase termófila, es un paso fundamental para que el compostaje tenga éxito, ya que ofrece una temperatura exacta adecuada para el inicio de un proceso de fermentación acelerado dentro de los materiales. Las etapas posteriores serán mucho más simples si el compost fase termófila se realiza correctamente.

Primero hay que tener noción sobre qué es el compost fase termófila. Se trata de una etapa en la compostación en la que los remanentes orgánicos se descomponen por una reacción biológica elevando la temperatura interna del sitio donde se encuentra el material. Durante este proceso una serie de bacterias, hongos y virus acuden a producir cambios químicos que permiten que el proceso de descomposición de los materiales orgánicos se acelere. Una temperatura promedio de entre 55Cº y 65Cº es considerada óptima para lograr una transformación exitosa.

¿Cómo conseguir que la fase termófila acontezca con éxito? En primer lugar hay que conseguir la materia orgánica adecuada, que generalmente comprende restos domésticos vegetales y algunos de origen animal, como los huesos, que se han procesado para moscas y otros insectos no deseados. Estas materias deben mezclarse con un sustrato del suelo que ofrezca una mezcla equilibrada para alimentar al proceso de descomposición.

Una vez la materia orgánica y el sustrato se encuentran mezclados, se comience a disponerlos en pilas para que la temperatura aumente con el tiempo. Las tres etapas de la fase termófila en la compostación son recomendadas por la mayoría de los científicos. La primera de ellas llamada «activación», es el paso inicial para que se genere el intercambio entre la materia orgánica y los desechos del suelo. Esta seguida por una etapa intermedia llamada «calentamiento», la cual permite que la temperatura del contenido de la pila de desechos alcanza sus niveles óptimos. La última etapa se llama «refrigeración», que actúa mucho más como un factor de seguridad para evitar que el material se sobrecaliente y caiga en un proceso de descomposición exagerada.

Para evitar incendios, muchos agricultores eligen las áreas abiertas como lugar para la ejecución de la fase termófila. El aporte de oxígeno para evitar un exceso de calor será necesario en un lugar con espacio. Por los contrarios, es posible realizar esta etapa en recipientes pequeños como baldes de metal, mientras que los restos de la compostación sean trasladados a un lugar más amplio en el momento de la refrigeración.

Es importante recordar que durante la fase termófila los montones de materia orgánica pueden liberar un olor desagradable durante algún tiempo. Esto se debe a que los materiales orgánicos se descomponen intercambiando los compuestos anaerobios y los compuestos aerobios. Esta etapa es parte esencial para que los productos de la compostación sean de alta calidad, por lo que debe realizarse de manera correcta para evitar que los desechos orgánicos generen malos olores e incluso causen daño al medio ambiente.

En resumen, la fase termófila es el paso importante en la compostación, ya que proporciona la temperatura exacta para el comienzo del proceso de fermentación. Esta etapa debe realizarse de manera correcta, cuidando la combinación de la materia orgánica con el sustrato, así como la temperatura. Realizarlo bien permitirá obtener un óptimo producto que pueda ser utilizado como un potente fertilizante para el cuidado del jardín.

Mejores 10 compost fase termófila de 2022

No se han encontrado productos.

Puede interesarte

Lo más visto

Lo último

Este sitio web y todo su contenido, incluyendo texto, imágenes, diseño y código, están protegidos por derechos de autor. No se permite la reproducción ni el uso de ningún material contenido en este sitio sin el permiso previo y escrito del propietario del sitio. Todos los derechos están reservados.