Utilizamos cookies para evaluar el tráfico en esta página web. Al seguir usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Leer más.
Utilizamos cookies para evaluar el tráfico en esta página web. Al seguir usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Leer más.

COMPOSTADOR COMO HACER

por Webmaster

LO

¿Estás buscando una forma divertida y fácil de ayudar a tu jardín para obtener los nutrientes de los desperdicios orgánicos? La respuesta es un compostador. Un compostador es un contenedor ergonómico diseñado para recolectar, reciclar y distribuir los desechos orgánicos como heces, cáscaras de frutas, restos de cosecha o cualquier otro material biológico. Esto te ayudará a conseguir un suelo saludable, nutritivo y productivo para obtener una excelente cosecha de jardineria y comidas saludables para tu familia.

En primer lugar, necesitas decidir qué clase de compostador quieres. Hay muchos tipos diferentes para elegir, desde contenedores de hierro forjado hasta contenedores de plástico apilables hasta modelos combinados que se pueden montar fácilmente en la pared. Dependiendo de tus necesidades, el tamaño, el diseño y el material, un compostador puede ser tan pequeño como un contenedor de hojalata de 20 pies, pero también hay modelos más grandes disponibles. Una cosa que siempre se recomienda es buscar un modelo resistente a la intemperie para evitar los problemas con la humedad.

Una vez que hayas elegido tu compostador, es hora de preparar el suelo para aceptar el material orgánico. Para esto, necesitas asegurarte de que el contenedor está instalado en un lugar con un buen drenaje. Esto se logra agregando una capa de gravilla debajo del contenedor para permitir que el agua fluya libremente a través del suelo. Además, el área alrededor del contenedor debe estar libre de hierbas, malezas y otros residuos.

A continuación, necesitas obtener los desechos orgánicos adecuados para tu compost. Pueden incluirse residuos de jardín como hojas, ramitas y hierbas secas; ramas y cortezas de árboles; restos de cosechas de jardín como la cáscara de la fruta; restos de plantas decorativas; restos alimenticios como heces de animales pequeños, cáscaras de huevo y papel. Los residuos orgánicos deben ser mezclados en pequeños pedazos antes de agregarse al compostador para acelerar su descomposición.

Una vez que hayas agregado todos los materiales orgánicos al compostador, es hora de agregar los restos de alimentos. Esto ayudará al compostador a producir una mezcla saludable de nutrientes y enriquecerá la tierra con el tiempo. Algunos buenos residuos alimenticios para agregar incluyen cacahuetes, guisantes, avena, maíz, manzana, leche, patatas, cebollas, ajo, miel, cáscaras de hueva y verduras. Un vistazo rápido a tu refrigerador te dará una idea de qué alimentos son aceptables.

Inmediatamente después de agregar los residuos alimenticios, es recomendable agregar un poco de materiales minerales al compostador. Estos incluyen arena, barro, arcilla y materia activa porosa. Estos ayudarán a suavizar la mezcla del compost y le darán a la tierra un aporte adicional de nutrientes. Y ahí lo tienes, tu compostador listo para usar.

Para concluir, tener un compostador es una excelente forma de aprovechar los residuos orgánicos de la cocina, del jardín y de la cosecha para mejorar la calidad del suelo y la salud de sus plantas. Una vez que hayas elegido el contenedor adecuado, preparado el suelo y agregado los materiales orgánicos, minerales y alimenticios, tu compostador estará listo para comenzar a funcionar y proporcionarte todos los nutrientes necesarios para mantener un jardín saludable y productivo.

Puede interesarte

Lo más visto

Lo último

Este sitio web y todo su contenido, incluyendo texto, imágenes, diseño y código, están protegidos por derechos de autor. No se permite la reproducción ni el uso de ningún material contenido en este sitio sin el permiso previo y escrito del propietario del sitio. Todos los derechos están reservados.