Utilizamos cookies para evaluar el tráfico en esta página web. Al seguir usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Leer más.
Utilizamos cookies para evaluar el tráfico en esta página web. Al seguir usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Leer más.

compostaje scielo

por Webmaster

El compostaje es una forma eficaz de acercarse al equilibrio ecológico mediante la transformación de los residuos en un útil material de jardinería. Con el proceso de descomposición bacteriana y química natural, se puede transformar los residuos orgánicos en una tierra fértil, conocida como compost. Estos nutrientes se pueden usar para mejorar la calidad del suelo y así promover el crecimiento de plantas. La mayoría de los residuos provenientes de las actividades cotidianas de un hogar son materiales orgánicos reciclables, como frutas y verduras, cáscaras de huevo, ramas, hojas, flores, ramitas y hierbas, y restos de comida. Estos residuos se pueden reciclar mediante el compostaje para convertirlos en una tierra fértil para el propio jardín y aumentar la vida útil del suelo.

El compostaje comenzó a ganar popularidad en la década de 1960. Desde entonces, se ha vuelto una forma común de compostaje en el hogar. Se estima que el compostaje de residuos orgánicos reduce el volumen de los residuos en un 40%. El compostaje es cada vez más reconocido como una manera efectiva de reducir la cantidad de basura enviada a los vertederos. El compostaje permite un uso más amplio de los materiales sólidos e impulsa una mejor y más sostenible gestión de los recursos.

El proceso de compostaje resulta muy saludable para el medioambiente. Se puede comprobar que los microorganismos, tales como bacterias, hongos, etc., decomisan las protenas y las grasas y logran una descomposición natural de los materiales orgánicos. Esto libera carbono, nitrógeno y otros nutrientes a la tierra como sustratos adecuados para el crecimiento de plantas. El compost también contiene varios organismos benéficos para combatir los patógenos del suelo. Además, el compost inhibe la germinación de malezas e incrementa la docilidad y la resistencia del suelo. El uso del compost en los jardines reduce la necesidad de abonos químicos que no son tan beneficiosos para el medioambiente.

A partir de lo dicho anteriormente, podemos concluir que hay muchos beneficios a ser conseguidos a partir de la práctica de hacer compost. Estos incluyen el ahorro de energía al reducir el uso de abonos químicos, una reducción en las emisiones de gases de efecto invernadero contribuyendo con el cambio climático, la mejora de la calidad del suelo, una mayor resistencia de los productos hortícolas a enfermedades, la extensión de su vida útil y una reducción significativa en el volumen de basura enviada a los vertederos. Además, hay una importante satisfacción emocional y satisfacción intelectual a la hora de hacer tu propio compost, lo que contribuye a un sentido más íntimo con la tierra.

Hay varias maneras de realizar el compostaje, pero el método más común de compostaje en el hogar es utilizar un compostador de tamaño personal para juntar los residuos orgánicos. Para hacer buen compost, los residuos orgánicos se mezclan con tierra y con bacteria benéfica. Después se agregan líquidos, tales como agua y líquido de fermentación, para aumentar la actividad microbiana. Luego se mezcla la mezcla con la tierra, para promover la aeración, algunos materiales como follaje seco o ramitales también se pueden añadir. La mezcla según se ve aumenta el nivel de energía química de los microorganismos, permitiendo la desintegración de las materias orgánicas.

Es importante tener en cuenta que hay una serie de cosas que no se deben mezclar con el compost, como productos derivados de carne, pescado, productos lácteos, materiales plásticos, vidrio y papel, entre otros. Estos productos no se descomponen en forma segura y pueden llegar a contaminar el compost y el jardín.

Por último, el compost debe tener una condición óptima para que pueda transformarse en materia orgánica. Una forma fácil de alcanzar esto es con la ayuda de los llamados señalamientos de compost, los cuales consisten en cubos o pilas de compost y pueden agregarse otros materiales como follaje. Esto ayuda a que el proceso sea más eficiente, mezclando todos los materiales de forma segura y rápida.

En conclusión, el compostaje se ha convertido en el último de los años en una forma popular de manejar los residuos orgánicos. El compostaje contribuye a la mejora del suelo, reduce el uso de productos químicos altamente tóxicos, ayuda a la conservación del medio ambiente y, lo más importante de todo, disminuye los desechos enviados a los vertederos. El compostaje es un proceso fácil sin excesivo price investment y con grandes efectos positivos tanto ambientales como económicos, de forma que resulta ser una forma recomendable de reciclaje.

Puede interesarte

Lo más visto

Lo último

Este sitio web y todo su contenido, incluyendo texto, imágenes, diseño y código, están protegidos por derechos de autor. No se permite la reproducción ni el uso de ningún material contenido en este sitio sin el permiso previo y escrito del propietario del sitio. Todos los derechos están reservados.