Utilizamos cookies para evaluar el tráfico en esta página web. Al seguir usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Leer más.
Utilizamos cookies para evaluar el tráfico en esta página web. Al seguir usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Leer más.

fabricar compostador casero

por Webmaster

Compostar es una práctica cada vez más común para reducir los deshechos y producir una mezcla natural y ricamente nutritiva para el suelo que es excelente para la agricultura orgánica. Pero fabricar un compostador casero no es un proceso difícil, todos pueden construir uno con materiales reciclados y obtener beneficios al usarlo para fertilizar sus céspedes, árboles y flores.

Construir un compostador casero es una excelente manera de aprovechar los recursos disponibles para reciclar los desechos al mismo tiempo que contribuye a cuidar el medio ambiente. Los materiales para hacerlo son fácilmente accesibles y generalmente de bajo costo, desde madera hasta metal. Se requiere una herramienta básica, como una sierra o un taladro, y algunos tornillos de metal para unir los paneles.

Una vez que los materiales estén listos, tendrás que diseñar tu compositor con una forma simple que se adapte a su espacio. Puede ser un balde, un contenedor cuadrado o una caja triangular, todos deben tener en cuenta los tres componentes básicos de un compostador: aireación, ubicación y tamaño. El tamaño debe ser lo suficientemente grande para permitir que los materiales se descompongan, no excesivamente grande para que no se requiera demasiado espacio.

Para la ubicación, la ubicación ideal es una zona algo sombreada con buena circulación de aire. Al preparar el compost, necesitará la combinación adecuada de abono orgánico, desechos de comida y tierra para obtener el mejor rendimiento de la mezcla. Asegúrese de desmenuzar la materia orgánica antes de agregarla al contenedor para acelerar el proceso de descomposición, así como agitar frecuentemente el contenedor para permitir que entre aire.

En la parte superior del contenedor, tendrás que instalar un tapón de plástico para mantener el contenido almacenado y para facilitar el agregado y remoción de materiales. Como el contenedor puede tener una entrada fácil de los insectos, puedes colocar una malla en la parte superior del contenedor para mantener a los insectos alejados.

Asegúrate de almacenar el contenedor lejos de la lluvia para mantener los desechos secos y evitar la putrefacción. Si quieres convertir tu compostador en un área decorativa, consigue materiales decorativos para la tapa del contenedor, como madera, piedra, vidrio o metal. Si los materiales son resistentes a la intemperie, también puedes pintarlos para añadir un toque de estilo a tu zona de jardín.

Una vez que el contenedor esté construido y listo para usar, sólo tienes que agregar los materiales orgánicos y desechos de alimentos al contenedor, mezclarlos bien y cubrirlos con una capa delgada de tierra. Permite que el compost descanse por unos meses para que se descomponga por completo y luego puedes extraer la mezcla y emplearla para abonar tu jardín.

En pocos meses, tendrás tu propio compost disponible para abonar el suelo y dar una nutrición natural a tus árboles, flores y céspedes. El compost también ayudará a mejorar la textura y la aireación del suelo, lo que aumentará la productividad y la salud de tu jardín. Seguramente experimentarás los beneficios a largo plazo de tu compostador casero y todo el esfuerzo realizado para construirlo.

Puede interesarte

Lo más visto

Lo último

Este sitio web y todo su contenido, incluyendo texto, imágenes, diseño y código, están protegidos por derechos de autor. No se permite la reproducción ni el uso de ningún material contenido en este sitio sin el permiso previo y escrito del propietario del sitio. Todos los derechos están reservados.