Utilizamos cookies para evaluar el tráfico en esta página web. Al seguir usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Leer más.
Utilizamos cookies para evaluar el tráfico en esta página web. Al seguir usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Leer más.

hacer compost abono orgánico

por Webmaster

El compost es una excelente forma de reciclar los desechos orgánicos de la cocina o del jardín para poder crear un fertilizante natural. El compost es una mezcla de material orgánico bien descompuesto que se usa para mejorar las propiedades nutritivas del suelo del jardín u huerto. Esta mezcla de materia orgánica se produce a través de un proceso de descomposición natural realizado por microorganismos, lombrices y otros animales. Esta mezcla ayuda al suelo al proveer nutrientes para ayudar a que la tierra tenga una mejor composición y estructura para producir un mejor desarrollo de las plantas, así como aumentar la resistencia de las plantas a las enfermedades y ayudar a reducir la erosión del suelo.

Hacer compost es un proceso relativamente sencillo, y una excelente forma de reciclar materiales. Al comenzar el proceso es necesario tener en cuenta algunos factores importantes antes de ponerse manos a la obra. En primer lugar, se debe tener un lugar para hacer el compost, bien sea una pila en el suelo, un contenedor de tamaño grande o una pila compostera. Sea cual sea el sistema que se elija, se debe tener en mente que la ubicación y la orientación del mismo también influyen en el proceso. El sitio para el compost debe estar siempre cubierto para evitar la precipitación que erosionaría los materiales y de ser necesario, también se debe proteger de la luz solar directa ya que causa un exceso de calor, el cual acelera la descomposición innecesariamente con resultados deficientes.

Una vez que se haya elegido un lugar para el compost, se comenzará a recolectar los materiales que se usarán para hacerlo. Estos materiales se conocen como materia verde y materia marrón, y fueron elegidos por la tasa de descomposición que tienen. La materia verde se puede obtener en forma de desechos de archivos de cocina y jardín, como cascaras de frutas, verduras, restos de comida, hojas, yerbas y pasto. La materia marrón es principalmente formada por la madera en forma de desechos de jardín como hojas, palos y ramitas, y por desechos de papel y cartón en descomposición.

Es importante que los materiales solo se usen si están bastante descompuestos, en caso contrario, el resultado será un compost demasiado rígido para ser útil. Los microorganismos son los responsables de descomponer estos materiales, así que se recomienda agregarles un activador orgánico que los ayude en su trabajo. Algunos activadores que se pueden usar son la melaza, el jugo de algas marinas, la harina de algas, la harina o sal de roca natural y algunos tipos de algas secas. Estos materiales actúan como alimento para los microorganismos que descomponen los materiales y ayudan a aumentar el proceso de descomposición, mejorando así la calidad del compost resultante.

Una vez que se haya agregado la materia y algunos activadores, se debe mezclar la materia con un palo para lograr un nivel de humedad entre un 45% y un 65%, para poder así ayudar a los microorganismos a descomponer los materiales. Después de mezclar los materiales, se les unta una capa de tierra para evitar que se filtre el humo. Una vez que el contenedor esté lleno, se deben agregar más tierra para ayudar al proceso de descomposición. Finalmente, se debe tapar el contenedor con una tela ligera para protegerlo de los animales.

Con el tiempo, el contenedor comenzará a generar calor, que se utilizará para descomponer los materiales, y producirá un olor intenso, el cual indica un proceso avanzado de descomposición. Con el tiempo, el contenedor también comenzará a generar lombrices, los cuales ayudan a descomponer el contenido más profundamente y mejorar su calidad.

Como resultado final, el contenedor tendrá un abono orgánico original y con una excelente calidad. Este abono posee una alta concentración de nutrientes, los cuales son bien recibidos por las plantas del jardín. Esto se debe a que el abono orgánico contienen importantes nutrientes para el desarrollo de las plantas como son nitrógeno, fósforo, potasio, calcio y magnesio. Además, también contiene una variedad de micronutrientes necesarios para el crecimiento y la vitalidad de las plantas.

En conclusión, realizar el proceso de hacer compost a partir de materiales orgánicos es una excelente forma de ayudar al medio ambiente al reciclar los desechos orgánicos de cocina y jardín. Esta mezcla de desechos, sumado al uso de algunos activadores orgánicos, será transformada en un abono orgánico de excelente calidad lleno de nutrientes importantes que permitirán un mejor desarrollo de las plantas.

Puede interesarte

Lo más visto

Lo último

Este sitio web y todo su contenido, incluyendo texto, imágenes, diseño y código, están protegidos por derechos de autor. No se permite la reproducción ni el uso de ningún material contenido en este sitio sin el permiso previo y escrito del propietario del sitio. Todos los derechos están reservados.