Utilizamos cookies para evaluar el tráfico en esta página web. Al seguir usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Leer más.
Utilizamos cookies para evaluar el tráfico en esta página web. Al seguir usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Leer más.

hacer compost o abono

por Webmaster

¿Qué es hacer compost o abono para plantas? Hacer compost o abono es una forma muy eficaz de aprovechar los restos de materiales orgánicos tales como restos de comida, hierba, ceniza de madera, cascaras de huevo, hojas y otros, y transformarlos en un producto útil e incluso protégido. Éste puede ser aprovechado para fertilizar tus plantas en tu propio jardín.

Hacer abono es uno de los procesos más importantes que un jardinero debe llevar a cabo para proporcionar un medio apropiado para el crecimiento de tus plantas. Hacer compost o abono también ayuda a mejorar la textura del suelo, así como aumentar su contenido de materia orgánica, lo que puede dar lugar a mejores condiciones para el crecimiento de plantas y flores.

Es un proceso muy sencillo y los materiales necesarios para hacer compost son generalmente fáciles de encontrar. Puedes usar restos de jardín como ramas, hojas caídas, cenizas de madera, papel, pelusa de sus mascotas, cáscaras de huevo, restos de comida, restos de frutas y verduras, aceites usados, pasta de dientes, cenizas de cigarrillo, cabellos humanos, algodón y hule. También puedes agregar estiércol de animales o cualquier otro material orgánico. A la hora de cosechar los materiales para hacer compost, se recomienda mezclar los materiales para obtener una mezcla más equilibrada.

Una vez que tengas los materiales adecuados para hacer compost, lo más importante a tener en cuenta es que el proceso de compostaje debe ser controlado y ajustado para que se forme un producto útil. Algunas claves son el mantener un equilibrio adecuado entre materiales verdes (plantas y hierbas vivas, algas, restos de alguna fruta o verdura) y materiales marrones (hojas muertas, ramas, cenizas de madera, etc). Sin embargo, también debes ser cuidadoso de no excederte en el uso de materiales verdes o marrones.

Además, el contenido de materia orgánica debe ser mantenido siempre entre un 5 y un 30 por ciento. Si se excede el contenido de materia orgánica en un compósito, puede provocar anaerobiosis y crear un ambiente hostil para el desarrollo de las bacterias que realmente ayudan a descomponer los materiales.

Para asegurarte de que tu compost se desarrolle de la mejor forma, también hay que controlar la temperatura, la humedad y la ventilación. Una temperatura entre 55 y 75 grados Celsius es óptima para promover una actividad biológica óptima, mientras que el contenido de humedad óptimo es entre un 50 y un 60 por ciento. La ventilación es igualmente importante; mientras más grande sea el agujero de drenaje o aireación en el centro del compósito, mejor.

Finalmente, el proceso de compostaje requerirá alguna ingestión adicional de nutrientes, como nitrógeno, fósforo y potasio. Esto se puede lograr con el uso de productos comerciales, pero también se puede alcanzar de forma natural añadiendo harina de huesos, alpiste, algas marinas, turba y estiércol.

Ahora que ya sabes cómo preparar tu propio compost, recuerda que ahora es el momento de comenzar a crearlo. Un compost maduro estará listo aproximadamente entre 8 y 12 semanas después de comenzar el proceso. Esto dependerá de tu ubicación geográfica, constantes climáticas y otros factores. Mientras más rápido sea el proceso, más rápido podrás disfrutar de la recompensa de un precioso jardín con plantas y flores brillantes.

Puede interesarte

Lo más visto

Lo último

Este sitio web y todo su contenido, incluyendo texto, imágenes, diseño y código, están protegidos por derechos de autor. No se permite la reproducción ni el uso de ningún material contenido en este sitio sin el permiso previo y escrito del propietario del sitio. Todos los derechos están reservados.