Utilizamos cookies para evaluar el tráfico en esta página web. Al seguir usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Leer más.
Utilizamos cookies para evaluar el tráfico en esta página web. Al seguir usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Leer más.

hacer un compostador casero

por Webmaster

¿Quieres una forma fácil de hacer compost casera? Una simple construcción de un compostador casero te permite convertir los restos de comida en un compost rico para tu jardín.

Un compostador casero es relativamente fácil de construir. Lo mejor de construir uno es que lo puedes hacer con materiales reciclados o materiales que ya tienes en casa. El compostaje casero es algo que muchas personas encuentran divertido de hacer y ayuda a reducir los desechos al reciclar los restos de comida.

Para construir un compostador casero todo lo que necesitas son algunos materiales básicos. Necesitas algo para contener el material, algo para contener el calor y materiales para mezclar el medio.

Para la estructura básica del composter casero, puedes usar cualquier cosa que puedas encontrar en casa. Esto incluye un cubo de plástico, un viejo tonel de metal, una jaula de gallinas, una colchoneta de aire, una jaula para perros o cualquier otra cosa que tengas a mano y que disfrutes usando.

Una vez que hayas decidido qué usar para tu compostador casero, necesitarás materiales para mantener el calor dentro. Esto puede ser una lona, ramitas o incluso una cobija vieja. Usa lo que tengas a mano para crear una estructura para mantener el calor dentro.

Una vez que hayas creado una estructura, tienes que llenarla con materiales para hacer tu compost. Estos materiales incluyen restos de comidas como manzanas, cascaras de huevo, cáscaras de plátano, cáscaras de nuez, cenizas de madera, hojas secas, madera triturada y restos de plantas. Todos estos materiales se mezclarán y se convertirán en una masa sólida. La mezcla debería ser de unos doce a dieciocho pulgadas de profundidad una vez que esté en su lugar.

Una vez que la estructura se haya creado y el lugar esté lleno de materiales, puedes comenzar a agregar el abono orgánico. Esto ayudará a acelerar el proceso de compostaje. El abono orgánico aceptable incluye estiércol o compost y restos de fruta o verdura. Asegúrate de mantener la mezcla húmeda.

Un vez que hayas agregado los materiales, elige un lugar adecuado para tu compost casero. Tienes que colocarlo en un lugar donde el sol no lo empape. El área también debe estar alejada de las profundidades del viento. Elástico debajo del composter para prevenir pérdidas.

Una vez que hayas encontrado el lugar correcto, tendrás que monitorear el composter. Esto significa que debes comprobarlo cada pocos días para asegurarte de que no esté demasiado húmedo o demasiado seco. Esto se debe a que un exceso de humedad puede causar el desarrollo de gusanos, mientras que un exceso de sequedad hace que el proceso de compostaje se vuelva más lento.

Finalmente, tienes que darle la vuelta a la mezcla cada dos a tres semanas. Esto ayudará a asegurar que se oxygenen los materiales y se formen los microorganismos. Este paso es importante para acelerar el proceso de compostaje.

Espera de cuatro a seis meses hasta que tu compost esté listo. Y ahí tienes, un rico compost casero para abastecer tus necesidades. ¡Felicitaciones! Has logrado crear tu propio composter casero.

Puede interesarte

Lo más visto

Lo último

Este sitio web y todo su contenido, incluyendo texto, imágenes, diseño y código, están protegidos por derechos de autor. No se permite la reproducción ni el uso de ningún material contenido en este sitio sin el permiso previo y escrito del propietario del sitio. Todos los derechos están reservados.